XVI Congreso nacional del Partido Quebequense : una visión para un Quebec de hoy, una visión para un Quebec de 2020
jeudi 21 avril, 2011
Facebook
Twitter

Montreal – "Hemos realizado juntos un trabajo notable. Ahora tenemos una visión de futuro clara para ofrecer a los quebequenses. ¡Una visión para un Quebec de hoy, una visión para un Quebec de 2020! La visión de un Quebec libre para actuar con total libertad. Esto es lo que proponemos a los quebequenses: recuperar el control de nuestro futuro!", afirmó Pauline Marois, jefa del Partido Quebequense, en su discurso de clausura del XVI Congreso nacional que se cerró ayer y en el que participaron 1.700 delegados y cerca de 200 invitados nacionales e internacionales.

"Los federalistas ya no tienen nada que ofrecer a Quebec. Nosotros vamos a escribir nuestros derechos como pueblo en una constitución quebequense. Adoptaremos una carta para afirmar el carácter laico del Estado quebequense. ¡Y si Canadá quiere ponernos palos en las ruedas con sus reliquias coloniales y su arbitrariedad judicial, los quebequenses juzgarán!", indicó Pauline Marois. El Plan para un Quebec soberano se convierte, al término del congreso, en el artículo N°1 del nuevo programa del Partido Quebequense. Es un plan que rompe con la política de espera y que marca lo que será un gobierno soberanista.

Parasalir del clima malsano que conoce Quebec bajo el gobierno liberal, los militantes adoptaron numerosas propuestas para sanear las costumbres políticas en Quebec. "Por eso proponemos reglas estrictas en cuanto a la financiación de los partidos políticos, la gobernanza del Estado de Quebec y las administraciones municipales. Y, sobre todo, arrojaremos luz sobre todo esto. ¡Vamos a llevar adelante esta comisión de investigación que todo Quebec reclama! ¡Voy a hacerlo!", prosiguió la jefa del Partido Quebequense. Los militantes también adoptaron otras propuestas, en particular, las relativas a la limitación de los mandatos del primer ministro y de los alcaldes de un municipio de más de 5.000 habitantes.

El nuevo programa estará sólidamente orientado hacia un neto predominio del francés, en especial, extendiendo las disposiciones de la actual Carta de la lengua francesa a los CÉGEPS. "Defenderemos con vigor nuestra lengua y nuestra cultura. La ley 101 será reescrita y fortalecida. Lengua de trabajo; lengua de educación; lengua de la administración; ¡el francés es, y lo será, la lengua común de todos los quebequenses!", aseguró con firmeza Pauline Marois delante de sus militantes. Además, la enseñanza de nuestra historia nacional será una orientación importante de un gobierno soberanista.

La creación de la riqueza fue también centro de las propuestas adoptadas. "Quebec debe retomar el control de su economía. ¡Vamos a hacerlo y volveremos a situar a Quebec en la vía de la creación de la riqueza para todos! Vamos a repatriar todos los programas federales de desarrollo económico que financiamos con nuestros impuestos y vamos a agruparlos en un Banco de Desarrollo Económico de Quebec. ¡Y si Ottawa nos pone trabas, los quebequenses que juzgará!", clamó la Sra. Marois. También vamos a revisar los impuestos que imponemos a las empresas que explotan nuestros recursos naturales. En cuanto a los hidrocarburos, nuestras condiciones son claras: al menos la mitad de los beneficios debe volver a los quebequenses y si, para lograrlo, es necesario una participación pública en esas empresas, no lo dudaremos. No lo callaremos: ¡las riquezas de Quebec pertenecen en primer lugar y sobre todo a los quebequenses!", añadió.

Pauline Marois recordó también "la urgencia de poner en marcha un gran proyecto que va definir a Quebec por varias generaciones: la independencia energética. Vamos a hacer de Quebec un ejemplo en cuanto al medio ambiente y un líder norteamericano en materia de energía verde. Vamos a reducir nuestra dependencia del petróleo que contamina y nos empobrece. ¡Haremos del desarrollo de las energías alternativas una prioridad y la electrificación de los transportes será una realidad! Tenemos un proyecto muy ambicioso, digno del siglo XXI, y serán los jóvenes quienes van a completarlo. ¡Vamos a retomar el control de nuestra energía y nuestro medio ambiente, vamos a construir un Quebec verde y azul!"

Pauline Marois afirmó que es necesario retomar el control de los programas sociales para ponerlos al servicio de los quebequenses. "Tendremos una consigna: accesibilidad. Nuestros jóvenes tendrán acceso a una educación de calidad, a la igualdad de oportunidades. El Partido Quebequense calculó la cantidad de plazas necesarias en las guarderías de Quebec. La respuesta es muy simple: ¡para cada niño, una lugar! Vamos a combatir de manera concreta la deserción escolar. Vamos a reducir la cantidad de alumnos por clase, alentar el éxito de los muchachos y apoyar las iniciativas de las comunidades para que sus jóvenes no abandonen los estudios. Vamos hacer que la escuela privada realice su aporte trabajando con los niños minusválidos o con dificultades de aprendizaje. Además, llegó el momento en Quebec de lanzar un gran debate sobre cómo arreglar la cuestión de la sub-financiación de nuestras universidades. No aceptaremos que sólo los estudiantes de Quebec hagan el esfuerzo. Somos muchos en esta sala los que hemos sacado provecho de nuestras universidades, yo la primera: nuestra prioridad será proteger el acceso a las nuevas generaciones."

"En cuanto a la salud, nuestros médicos tendrán el apoyo de otros profesionales provenientes de los grupos de medicina familiar y los quebequenses ya no perderán su tiempo en las urgencias. Vamos a darles a nuestras enfermeras los recursos necesarios para que pongan en práctica sus competencias. Nuestros farmacéuticos tendrán la autonomía necesaria para simplificarle la vida a los quebequenses. Vamos a darle a nuestros mayores acceso a los cuidados a domicilio", añadió Pauline Marois.

"Durante las últimas décadas, también hemos perdido el control de nuestro Estado, que está inmovilizado por la burocracia. Vamos a desburocratizarlo. Los quebequenses deben saber que ningún otro partido es más ambicioso que el nuestro al respecto", dijo la jefa del Partido Quebequense.

"El congreso que hemos realizado este fin de semana es histórico. Salimos unidos como nunca con una visión a medida para los quebequenses. Ahora, nos prepararemos para reemplazar al gobierno liberal de Jean Charest. Desde este viernes, nuestros conciudadanos pueden ver un partido dinámico, pleno de vida, en el que Quebec y sus intereses son lo esencial. Pueden ver que el Partido Quebequense sabrá responder a sus expectativas y reconstruir el vínculo de confianza entre los quebequenses y su Gobierno", concluyó Pauline Marois al término del congreso, en el que obtuvo el 93,08% de los votos de confianza. Un resultado sin precedentes.

– 30 –

Fuente: Partido Quebequense

Informaciones: Manuel Dionne, agregado de prensa, 514 207-8303